Resucitando a Odiseo

Publicado: 4 abril, 2010 en Ideas

Bastaría que yo notara algo en tus ojos, en tu voz que siempre me acompaña, en el espíritu de tu boca que aún me roza el oído cada noche, para dejar de hablar con todas las que me han buscado cada día.
Bastaría darme cuenta de que estás aún en mi mente, en mi sueño, en mi cama; o mejor, que estoy aún en tu mente, en tu sueño, en tu cama, para que yo abandonara nuevamente toda esperanza de comenzar de nuevo, de iniciar otro camino.
Suficiente sería con que llamaras el número que tienes y marcabas antes tres o cuatro veces cada día para que yo regresara a tu lado sin hacer preguntas, olvidando las ofensas y los dolores y los olvidos.
Eso no ocurre, no pasará nunca, ni esta noche ni ninguna de las noches
Porque tú te has ido diluyendo por voluntad propia, como el café instantáneo en el agua de mis mañanas
Pero debes saber que bastaría
sería suficiente
estaría contigo
Dejaría de resucitar el alma de Odiseo en cada gota del sudor de la primavera.

comentarios
  1. Danae M. De Negri dice:

    Me invadió la más profunda de las tristezas… Y la idea, también, de que el que no declina, alguna vez quizá tenga de vuelta, lo que tanto se amó (se ama aún)… Quizá, Danny, quizá… Ojalá, por ti…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s