Mors

Publicado: 19 julio, 2010 en Poemas

Descubierto por su crujido, entre el barro que asoma por la banqueta, levantado por la goma que adorna mi temporal tercer pie, otro insecto muerto por la crueldad de mi humanidad. Hay quienes tratan de salvar insectos, perros, tortugas, mierda y media, matando a los seres humanos, yo no, recuerdo y pienso mientras sigo mi camino y el tuyo, el que aún no conoces.

Miserable acongojada, no te disculpes, no te arrepientas, no presumas el daño que me has hecho. Es vivir lo que nos desgasta poco a poco. La existencia nos erosiona. A algunos primero, y a pocos con más fuerza.

Impávida, lúgubre, con tu mismo rostro de muerte de siempre, con el mismo desánimo disfrazado, con la misma atención clandestina, ¿qué miras cuando me miras con tus ojos de muerte? Voy, ya voy que me he escapado de tus brazos por ansiosa más de una vez… Voy, ya voy, que mira debo despedirme, porque el amor que me tienes es tan exclusivo, tan esclavizante, tan homicida, que debo decir adiós por última vez.

Hay quienes tratan de salvar insectos, perros, tortugas, mierda y media, matando a los seres humanos, yo no, recuerdo y pienso mientras sigo mi camino y el tuyo, el que aún no conoces. Descubierto por su crujido, entre el barro que asoma por la banqueta, levantado por la goma que adorna mi temporal tercer pie, otro insecto muerto por la crueldad de mi humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s